Avisar de contenido inadecuado
Expand

No temas, porque yo estoy contigo

No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia… Porque yo Jehová soy tu Dios, quien te sostiene de tu mano derecha, y te dice: No temas, yo te ayudo (Isaías 41.10, 13).

¡Cuán grande es tu bondad, que has guardado para los que te temen, que has mostrado a los que esperan en ti, delante de los hijos de los hombres! En lo secreto de tu presencia los esconderás de la conspiración del hombre; los pondrás en un tabernáculo a cubierto de contención de lenguas (Salmo 31.19–20).

¿Te vendría bien un poco de valor? ¿Estás retrocediendo más de lo que te mantienes firme? Jesús disipó los temores que abrigaban sus nerviosos discípulos.

Hay que recordar que los discípulos eran personas comunes a quienes se les confió una apremiante tarea. Antes de figurar como santos en los vitrales de las catedrales, eran simplemente vecinos que trataban de ganarse la vida y criar una familia. Ni estaban hechos de fibra teológica ni se habían criado con leche sobrenatural. Pero su devoción superaba un poco sus temores y como resultado hicieron cosas extraordinarias.

Los temores terrenales realmente no son temores. Responde la gran pregunta de la eternidad, y las pequeñas interrogantes de la vida tomarán su verdadera perspectiva.

Extracto del libro “Promesas Inspiradoras”

{
}

!Sobre el blog

Amigos cristianos bendecidos con reflexiones cristianas, historias de vida, articulos interesantes, música cristiana, recursos de bendición, mira los enlaces cristianos. Todo para tu crecimiento espiritual.

Leer más sobre este blog en Obolog

Expand

Reflexiones Cristianas - Deja que el Río corra

El Mar Muerto, localizado entre Israel y Jordania es famoso por ser el punto más bajo de la superficie terrestre.  Es también una viva atracción turística por sus saludables balnearios, a los que se dirigen muchos para tomar baños de agua salada, y comprar cosméticos elaborados con el lodo de ese mar.

¿Te has preguntado alguna vez por qué le denominan Mar Muerto?  Diferente a la mayoría de los grandes lagos, este no tiene salida.  El río Jordán fluye hacia el Mar Muerto pero no hay circulación a la inversa.  Sin compartir lo que recibe, muere.

Lo mismo se aplica a los seres humanos.  Cuando recibimos dones de talento, educación, capital financiero, u otros recursos, podríamos pensar que al compartirlos con otros, quedaría menos para nuestro disfrute personal.

Sin embargo, cuando no ofreces de ti mismo a otros, una parte de tu ser, muere.

Como el Dr. David Livingstone comentara en una ocasión:

Las personas hablan del sacrificio que he hecho pasando
en África, gran parte de mi vida. ¿Puede esto ser llamado
sacrificio, si tan sólo es admitir una gran deuda con nuestro
Dios que nunca podremos pagar?  ¿Es un sacrificio algo que te
recompensa con salud, con la conciencia de estar obrando bien,
con paz mental y una radiante esperanza de un glorioso
destino?  Enfáticamente, no es un sacrificio. Antes es un
privilegio…  De esto no debemos ni hablar si recordamos
el gran sacrificio que Él hizo, dejando el trono de Su Padre
en lo alto, para darse a Sí mismo por nosotros.

Permitamos que el río del amor de Dios fluya de nosotros hacia todos los que nos rodean.

Y no os olvidéis de hacer el bien y de la ayuda mutua, porque de tales sacrificios se agrada Dios. Hebreos 13:16

Tomado de: http://www.sitiodeesperanza.com/

Expand

Reflexiones Cristianas - El Árbol de los Problemas

El carpintero que había contratado para ayudarme a reparar una vieja granja, acababa de finalizar un duro primer día de trabajo. Su cortadora eléctrica se dañó y lo hizo perder una hora de trabajo y luego su antiguo camión se negó a arrancar.

Mientras lo llevaba a casa, se sentó en silencio. Una vez que llegamos, me invitó a conocer a su familia. Mientras nos dirigíamos a la puerta, se detuvo brevemente frente a un pequeño árbol, tocando las puntas de las ramas con ambas manos. Cuando se abrió la puerta, ocurrió una sorprendente transformación.

Su bronceada cara estaba plena de sonrisas. Abrazó a sus dos pequeños  hijos y le dio un beso a su esposa.

Posteriormente me acompañó hasta mi automóvil. Cuando pasamos cerca del árbol, sentí curiosidad y le  pregunté acerca de lo que lo había visto hacer un rato antes.

“Oh, ese es mi árbol de problemas”, contestó. Sé que yo no puedo evitar tener problemas en el trabajo, pero una cosa es segura: los problemas no pertenecen a la casa, ni a mi esposa, ni a mis hijos. Así que simplemente los cuelgo en el árbol cada noche cuando llego a casa. Luego en la mañana los recojo otra vez.

Lo divertido es, añadió sonriendo, que cuando salgo en la mañana a recogerlos, no hay tantos como los que recuerdo haber colgado la noche anterior…

Tomado de: http://www.sitiodeesperanza.com/

 

 

Expand

Reflexiones - Obediencia y Reposo

En una expedición de caza, una familia se detuvo para almorzar. Los niños jugaban a la sombra de un árbol, distantes de sus padres y del resto de los adultos del grupo. De repente, el padre de uno de ellos, pegó un salto y gritó a su hijo: "Échate al piso" y éste lo hizo inmediatamente. Los otros en el grupo se impactaron al saber que una serpiente venenosa se arrastraba por el árbol lista para atacar al niño. Si lo hubiese mordido, habría muerto. Sólo el padre del infante vio la serpiente.

Causó asombro la respuesta instantánea del chico ante la orden del padre. Este último explicó el amor permanente que disfrutaban y que cada vez era mayor, tomando como punto de partida la verdad que había en cada uno. El muchacho no vaciló ante la orden de su padre confió en él y respondió en consecuencia a ello. El padre también esperaba que ese fuera el proceder de su hijo.

El reposo que ambos disfrutaron más tarde ese mismo día, fue evidencia del descanso perdurable que Dios tiene para cada uno de sus hijos a medida que aprendemos a confiar en Él.

Dios quiere permanecer en nosotros, y anhela que permanezcamos en Él. Esta permanencia se hace más fácil para unos que para otros. No siempre es posible saber lo qué Dios ha planeado para nuestras vidas, pero podemos asegurar que cualquier cosa que sea, Él está listo para sostenernos en esa situación y capacitarnos con lo necesario para soportar, mientras ahí Él nos quiera. La permanencia comienza con la confianza y concluye con absoluto descanso.

Juan 15:4 "Permaneced en mí, y yo en vosotros".

Da clic en la siguente imagen para leer hermosas reflexiones:

{
}
Expand

Reflexiones Cristianas - Lo que significa fracasar.

El fracaso no significa que soy un fracasado; significa que todavía no he triunfado.

El fracaso no significa que no he logrado nada; significa que he aprendido algo.

El fracaso no significa que he sido un tonto; significa que tuve suficiente fe para experimentar.

El fracaso no significa que he sido desgraciado; significa que me atreví a probar.

El fracaso no significa que no lo tengo; significa que lo tengo de una manera diferente.

El fracaso no significa que soy inferior; significa que no soy perfecto.

El fracaso no significa que he desperdiciado mi tiempo; significa que tengo una excusa para comenzar otra vez.

El fracaso no significa que debo darme por vencido; significa que debo tratar con más ahínco.

El fracaso no significa que nunca lo haré; significa que necesito más paciencia.

El fracaso no significa que me has abandonado; significa que debes tener una mejor idea para mí.

Tomado del libro: Actitud de Vencedor. John Maxwell

Fracaso es una nueva oportunidad para pensar, recomenzar y valorar. Todos mlos que alguna vez lograron algo, primero tuvieron una cadena de fracasos. Que este día nada te haga retroceder y recuerda en Cristo somos más que vencedores.

2 Samuel 8:6
Puso luego David guarnición en Siria de Damasco, y los sirios fueron hechos siervos de David, sujetos a tributo. Y Dios dio la victoria a David por dondequiera que fue.

2 Samuel 23:2
Este se levantó e hirió a los filisteos hasta que su mano se cansó, y quedó pegada su mano a la espada. Aquel día Dios dio una gran victoria, y se volvió el pueblo en pos de él tan sólo para recoger el botín.

1 Crónicas 29:11
Tuya es, oh Dios, la magnificencia y el poder, la gloria, la victoria y el honor; porque todas las cosas que están en los cielos y en la tierra son tuyas. Tuyo, oh Señor, es el reino, y tú eres excelso sobre todos.

Expand

Ilustraciones El Tren de la Vida

Un día estaba leyendo un libro que comparaba la vida con un viaje en tren.
 
Una comparación extremadamente interesante cuando es bien interpretada.
 
Interesante porque nuestra vida es como un viaje en tren, llena de embarques, de desembarques, de pequeños accidentes en el camino, de sorpresas agradables y de algunas subidas o bajadas tristes.
 
Cuando nacemos y subimos al tren, encontramos dos personas queridas que nos hacen conocer el viaje hasta el fin: nuestros padres.
 
Lamentablemente ellos en alguna estación bajan del tren y ya no vuelven a subir.
 
Entonces quedamos huérfanos de su cariño, protección y afecto, pero a pesar de esto, nosotros continuamos viajando.
 
Durante la larga travesía conocemos otras interesantes personas que suben al tren: nuestros hermanos, nuestros amigos y nuestros amores.
 
Muchos de ellos realizan solo un corto paseo, otros permanecen siempre a nuestro lado compartiendo las alegrías y las tristezas.
 
En el tren también viajan personas que andan de vagón en vagón ayudando a quien lo necesita.
 
Otros viajan cerca de nosotros y los queremos tanto que cuando bajan nos dejan recuerdos imborrables.
 
Muchos viajan en asientos cercanos a los nuestros pero nos sabemos quienes son ni nos interesa.
 
Otros pasajeros, a quienes queremos, prefieren sentarse alejados de nosotros, incluso en otros vagones; nada nos impide que tratemos de acercarnos y sentarnos junto a ellos, pero en muchas ocasiones esto es imposible porque los asientos contiguos ya están ocupados por otras personas.
 
El viaje es así, lleno de atropellos, sueños, fantasías, esperas, llegadas y partidas.
 
Sabemos que este tren solo realiza un viaje, el de ida.
 
Tratemos, entonces de viajar de la mejor manera posible, intentando tener una buena relación con todos los pasajeros, procurando atender lo mejor posible a las necesidades de cada uno de ellos, recordando siempre que, en algún momento del viaje nosotros mismos podemos perder las fuerzas y necesitar que alguien nos entienda y nos ayude.
 
El gran misterio de este viaje es que no sabemos en cual estación nos toca descender a nosotros.
 
Yo pienso y me pregunto a mi misma, cuando tenga que bajarme del tren, sentiré añoranzas? Por supuesto, mi respuesta es sí; porque tener que dejar a mis hijos viajando solos ser muy triste, tener que separarme de los amores de mi vida ser doloroso.
 
Pero tengo la esperanza de que en algún momento nos volveremos a encontrar en la estación principal y tendré la emoción de verlos llegar con mucha mas experiencia de la que tenían al iniciar el viaje.
 
Entonces seré feliz al pensar que en algo pude colaborar para que ellos hayan crecido como buenas personas.
 
Ahora, en este momento, el tren disminuye la velocidad para que suban y bajen personas.
 
Mi emoción aumenta a medida que el tren va parando.
 
¿Quien subirá? ¿Quien será? Me gustaría que ustedes pensasen que desembarcar del tren, no es solo una representación de la muerte o el termino de la historia de un proyecto que dos personas planearon e hicieron realidad! pero que con el paso del tiempo se desmorona, sino el principio de un nuevo viaje en el que, a diferencia del de esta vida, no habrá mas tristezas ni dolores, ni penas, ni sufrimientos, sino solo paz, tranquilidad y amor, porque entonces compartiremos todo con nuestro Padre, Dios.
 
Agradezco a Dios por darme la oportunidad de estar realizando este viaje junto con ustedes.
 
A lo mejor nuestros asientos no son contiguos, pero es muy probable que vayamos en el mismo vagón.
Recibe reflexiones cristianas en tu correo, suscribete aqui
Expand

Gratitud hacia Dios

"El hombre es grande cuando esta de Rodillas."
GRACIAS DIOS.

Anoche soñé que estaba en el Cielo y que un Ángel me servía de guía para mostrarme los alrededores. Caminaba lado a lado a través de un largo salón de trabajo lleno de Ángeles. Mi ángel guía se detuvo enfrente de la primera sección y dijo:

\"Esta es la sección de \"Receiving\". Aquí todas las peticiones hechas a Dios en oración son recibidas. Miré alrededor del área, estaban extremadamente ocupados y eran tantos los Ángeles sorteando las peticiones de todas las partes del mundo que quedé impresionado.

Luego pasamos a través de un largo corredor hasta que llegamos a la segunda sección. El ángel me dijo entonces: \"Esta es la sección de empaque y despacho\". Aquí, la gracia y las bendiciones que fueron solicitadas por las personas, son procesadas y entregadas a aquellos seres vivos que las pidieron. Noté cuan ocupados estaban allí también. Habían muchísimos Ángeles trabajando muy duro, eran muchas las bendiciones siendo enviadas a la tierra.

Finalmente, en el punto más lejano del corredor nos detuvimos en una puerta de una sección muy pequeña. Para mi gran sorpresa, había solo un ángel sentado allí, y con muy poco que hacer. \"Este es el cuarto de confirmación de recibo\", me informó el ángel. Parecía un poco apenado.

- ¿Como es que hay tan poco trabajo aquí?, le pregunté.
- \"Muy triste\", suspiró el ángel.
\"Luego de que las personas reciben las bendiciones que solicitaron muy pocos envían la confirmación de recibo de vuelta\".
- ¿Y \"Como se debe confirmar el recibo de una bendición?\" Le pregunté al ángel.

- \"Muy simple\", me contestó.
\"Solo tienes que decir \"Gracias, Dios\".
Le pregunté al ángel:
- ¿Y cuales deben ser confirmadas?

- \"Si tienes comida en tu nevera, ropa con que vestir, un techo y un lugar para dormir... eres más rico que el 75% de este mundo.\"

\"Si tienes dinero en el banco, en tu cartera, y monedas sueltas en tu alcancía, estás en el 8% de la riqueza del mundo.\"

\"Y si recibiste este mensaje en tu propia computadora, eres parte del 1% en el mundo que tiene esa oportunidad.\"

Además.

- \"Si te levantaste esta mañana con más salud que enfermedad... tu estás más bendecido que muchos que no llegarán ni siquiera a sobrevivir este día...\"

\"Si nunca has experimentado miedo en una batalla, soledad en encerramiento, la agonía de la tortura, o el dolor de morir de hambre... estás sobre 700 millones de personas de este mundo.

\"Si puedes asistir a una iglesia, sin miedo a sufrir hostigamiento, arresto, tortura o la muerte... eres envidiado por eso y más bendecido que 3 billones de personas de este mundo.

\"Si tus padres están aún vivos y aun están casados... eres un caso raro.\"

\"Si puedes mantener tu cabeza en alto con una sonrisa, no eres normal... eres único a todos aquellos en duda y desesperanza\"

- OK. ¿Y ahora qué? ¿Cómo puedo empezar?
- Si puedes leer este mensaje, has recibido doble bendición, por alguien que piensa que eres especial y que eres más bendecido que 2 billones de personas que no pueden leer.

Que tengas un maravilloso día; cuenta tus bendiciones y, si tú quieres, pasa este mensaje a aquellas personas que quieras recordarle la bendición que son, y lo bendecidos que están.

Attn: Departamento de Confirmación... GRACIAS DIOS
\"Gracias por darme la habilidad de compartir este mensaje y por darme tantas personas maravillosas para compartirlo.\"

Solo recuerden que por cada minuto de coraje... perdemos sesenta segundos de felicidad...

Saludos y Bendiciones.

\"Ten presente al Señor en todo lo que hagas y el te llevará por el camino recto\". Proverbios 3,6

 Recibe reflexiones cristianas en tu correo, suscribete aqui

 

Expand

Proposito de Dios

Habia una vez un campesino chino, pobre pero sabio, que trabajaba la tierra duramente con su hijo.
Un dia el hijo le dijo: Padre, que desgracia! Se nos ha ido el caballo. ¿Por que le llamas desgracia? respondio el padre, veremos lo que trae el tiempo...

A los pocos dias el caballo regreso, acompanado de otro caballo. ¡Padre, que suerte! exclamo esta vez el muchacho. Nuestro caballo ha traido otro caballo. -¿Por que le llamas suerte? - repuso el padre - Veamos que nos trae el tiempo.

En unos cuantos dias mas, el muchacho quiso montar el caballo nuevo, y este, no acostumbrado al jinete, se encabrito y lo arrojo al suelo. El muchacho se quebro una pierna. -Padre, que desgracia! - exclamo ahora el muchacho -. Me he quebrado la pierna! Y el padre, retomando su experiencia y sabiduria, sentencio: -Por que le llamas desgracia? Veamos lo que trae el tiempo!

El muchacho no se convencia de la filosofia del padre, sino que gimoteaba en su cama.
Pocos dias despues pasaron por la aldea los enviados del rey, buscando jovenes para llevarselos a la guerra. Vinieron a la casa del anciano, pero como vieron al joven con su pierna entablillada, lo dejaron y siguieron de largo. El joven comprendio entonces que nunca hay que dar ni la desgracia ni la fortuna como absolutas, sino que siempre hay que darle tiempo al tiempo, para ver si algo es malo o bueno.

Lo mejor es esperar, pero sobre todo confiar en DIOS, porque todo sucede con un propósito positivo para nuestras vidas de acuerdo a su plan infinito..... Gloria a Dios!!!